LIFE COACH

lunes, 23 de julio de 2012

VALORES HUMANOS LA HONESTIDAD


LA HONESTIDAD

QUIEN ES HIPOCRITA ESTA MUERTO (SAN AGUSTIN)
Generalmente solo revisamos la basura si algo de valor se hubiera perdido. Eso porque lidiamos con la hipótesis de haberlo tirado sin querer. Si no es ese el caso, lo que se fue a la basura no lo veremos más y ni siquiera nos acordaremos de todo lo que está embolsado y listo para salir de nuestra casa. Si esa bolsa se queda con nosotros por algunos días, y la reabrimos por cualquier motivo, el olor será insoportable, microbios existirán a montones y nuestra salud podría verse severamente amenazada. Lo mismo sucede cuando guardamos y removemos todo lo malo que ya pasó por nuestra vida. Siempre que dejamos que nuestra mente se pierda en malos recuerdos, estamos reabriendo una "bolsa de basura”. Vuelve un poco tus pensamientos hacia aquellos que ya te hicieron algún mal y mira cómo te sientes. Vuelve a ver , las mentiras, las ofensas, los resentimientos, las rabias, los desencantos, las desilusiones, las decepciones y piensa en el "olor" que tiene todo eso. Es así que remueves la basura guardada dentro de ti.¿ Hace cuánto tiempo que está guardada allí?¿ Por cuánto tiempo todavía la guardarás ?pregúntate:"¿ Para qué me sirve toda esa suciedad? “Observa honestamente la respuesta.
Recuerdos nocivos atraen miseria material, física y espiritual. Eso deseas para ti ?Coloca tus pies en el limpio suelo del presente: es el camino para un limpio y feliz futuro. Agárrate a tus metas, si no las tienes créatelas, busca realizar tus sueños, si no los tienes invéntalos y guarda aquellos tesoros ya recibidos. Por una vida más digna, por un futuro mejor, arroja lo que es basura a la basura La hipocresía no es más que la máscara que utilizan algunos seres humanos para ocultar actitudes o aptitudes internas o de interferencias externas que actúan sobre su yo. La hipocresía puede ocultar en sí la envidia y es consecuencia directa de una mentira disfrazada tratando de evitar el juicio de los demás o demostrar algo distinto a lo que realmente se es. Lo más dramático y patético de un hipócrita es que se corroe el alma, es el peor sentimiento que puede alojarse en nuestro interior. Así como los sofistas inventaban y hablaban sin sentido el hipócrita se revuelve una y otra vez en ese sentimiento porque no puede interactuar ya, de una forma distinta, se ha vuelto un enmascarado sofista.
Los hipócritas te dan la cara y por detrás te destrozan, son seres sin riqueza interior y cobardes que no son capaces de enfrentar y decir la verdad, o dicen medias verdades o dicen en su eterna adulación o egocentrismo lo que su superior u oyentes quieren oír, así siguen solapadamente, haciéndose pasar por amigos, cuando realmente desprecian a los demás. Son además consumados arribistas, siempre pensando como subir en cualquier escala que se encuentre, y siempre trata de destruir su competencia usando sus mañas hipócritas confundiendo y sembrando la cizaña para que se le vea como el gran “pacificador”. Estas personas hacen de la hipocresía un arte, que forma parte de sus vidas y es tan común en ella que logran mimetizar ante los ojos de los demás sus verdaderos sentimientos.
Lo más lamentable es que la hipocresía está regada por todos lados y es hasta multicolor, allí están amigos, enemigos, falsos amigos, familia, compañeros de trabajo y hermanos. La amistad y la hermandad es algo de tanto valor que debemos guardar en lo más profundo de nuestro interior y conservarla como uno de los sentimientos más puros. Pero cuidado! El hipócrita está a tu lado y lo puedes conocer por sus acciones aunque a veces su máscara es tan perfecta que es difícil de detectar. Casi todos hemos vivido momentos dolorosos al comprobar lo falso que puede ser una persona y si ésta es cercana más todavía, engañándote aparentando amistad, amor o lealtad que no está ni cerca de sentirse. Gente que hasta pueden llorar y después nos damos cuenta que era una simple y concentrada hipocresía. Rectitud, compasión, fraternidad deben abonar siempre nuestro camino. Solamente debemos aprender a desenmascarar los hipócritas que nos rodean, ellos al final lo agradecerán pues dejarán de

KARINA  ZUKER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada